La Escritura: Una Construcción De Orden Pedagógico Y Didáctico Desde Lo Funcional Y Comunicacional

La enseñanza de la escritura corresponde al proceso pedagógico de la escuela, el estudiante, cuyo producto escritural es comunicacional y funcional; es el resultado de un excelente proceso de enseñanza-aprendizaje.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Alberto Chávez Caraballo
Universidad Pedagógica Experimental
Libertador UPEL
albertochavezcaraballo@gmail.com
https://orcid.org/ 0000-0001-7173-0797

RESUMEN
La enseñanza de la escritura actualmente es uno de los espacios de reflexión docente más relevantes por la inquietud que denota el hecho de observar cómo subsisten grandes debilidades del estudiantado para elaborar textos escritos libres de errores gramaticales, ortográficos, textuales, entre otros. Lo preocupante es que existen dificultades para abordar adecuadamente la escritura y es preponderante entre niños, niñas y adolescentes que aún no han dejado las instituciones educativas y se da el hecho que este es un tema de atención a nivel mundial, más aún cuando la sociedad en pleno se haya rebozada por un gran número de eventos comunicativos donde están presentes las redes sociales.
Todo ello fluye como idea o punto de partida para este informe de investigación y pretende subsanar estas debilidades escriturales observables a nivel de los trabajos escolares, si dicha situación problema tiene relación con la manera cómo están abordando los docentes la enseñanza de la escritura, principalmente en el nivel de educación básica, y si esto a su vez tiene que ver con el enfoque bajo el cual se diseña dicha enseñanza. Por ello, se busca generar una aproximación teórica para la actualización de la enseñanza de la escritura: desde la perspectiva funcional-comunicacional de la escritura. Así mismo, teóricamente este artículo científico se sustenta y fundamenta en la Teoría Sociocultural del Desarrollo y del Aprendizaje de Vygotsky (1975), además de la Teoría de Adquisición del Conocimiento de Piaget (1976) y en la Teoría de los Esquemas de Leahey y Harris (2000). Se plantea este artículo desde una metódica centrada en el paradigma interpretativo, bajo un enfoque cualitativo con base en el método documental, que ha permitido que ha permitido analizar algunos postulados teóricos previos acerca del eje temático que se plantea, orden pedagógico y didáctico desde lo funcional y comunicacional en el aprendizaje de la escritura.
INTRODUCCION
A finales del siglo veinte y en lo que va del actual, la enseñanza de la escritura en los diferentes ciclos de formación o escolaridad en general, ha tomado gran relevancia inusitada que le ha reportado una importancia vital dentro del marco de los estudios de orden lingüístico, pedagógico e inclusive psicológico y sociológico; con base en un hecho que ya es incuestionable, porque se trata específicamente de entender la lengua como un hecho social pero en el uso que hacen los hablantes de ella, lo que conlleva de manera imperiosa el saber o conocer sobre la lengua, sea oral o escrita, y los diferentes usos lingüísticos que ésta ofrece al usuario. El desarrollo del ser humano por medio de la educación le faculta vislumbrar su potencial creativo y crítico, su capacidad para explorar sus destrezas, para exponer su pensamiento ante hechos de su cotidianidad. Tal como bien lo explican Alisedo, Melgar y Chiocci (2004), en el siguiente comentario:
Por un lado, saber una lengua es “saber hacer”; producir, comprender, repetir, reformular, recrear, resumir y ampliar enunciados de una lengua natural […], el uso que hacemos de la lengua se caracteriza por ciertos rasgos universales: Su diversidad: Podemos hacer uso de distintas lenguas y de distintas variedades dentro de una misma lengua. Su plasticidad, Los usos lingüísticos se adaptan a los distintos contextos en que se producen. Su carácter histórico, los usos cambian y se modifican. (p.16)
Lo que se busca hacer ver aquí, es que se está ante una situación de interés comunicacional -la escritura, en lo que concierne a este trabajo-, que tiene como centro de atención a las relaciones humanas, primordialmente porque, si partimos de la idea que como evento socio-comunicativo la escritura sirve a los fines de intercambio, interacción e integración social (características fundamentales del proceso de la comunicación), entonces, lo que se debe o tiene -en todo caso- que enseñar en el Marco de la enseñanza de la escritura, es justamente a hacer un uso adecuado del escribir sea cual sea el contexto de uso dado.
De tal forma que, con Núñez (2003), podemos señalar que, la acción misma de escribir: “Adquiere su sentido como tal en cuanto está asociado a actos específicos, situaciones, personas” (p.17), así como también, a que ello constituye un conocimiento que pudiéramos definir como conocimiento de uso. La misma autora, (Núñez, 2003) indica que la escritura: “No se adquiere mediante un aprendizaje teórico sino con la práctica, con el uso.” (p.17)
Indudablemente, habrá de entenderse que, hoy por hoy, nos encontramos ante una situación que amerita de revisión y de reflexión, porque está dejando de ser un simple problema de aula. Es innegable que estamos ante lo que pudiéramos llamar el mal escribir de los alumnos observado en sus trabajos escolares, pues en ellos reinan los errores ortográficos tanto como las incoherencias textuales, y esta situación antes descrita, está llamada inclusive más allá de ser íntegramente de tipo pedagógico a convertirse en todo un problema de orden social, ya que trasciende las aulas y se refleja en el uso cotidiano que hacen tanto niños como jóvenes del acto de escribir básicamente en las tareas escolares, pero también al usar las llamadas redes sociales a un modo propio tan particular que prácticamente se convierte en una jerga escritural que solo entienden ellos, porque con esas formas de escribir han creado todo un mundo en el cual se comunican y se entienden entre ellos. Pero, he aquí que surge una gran inquietud como docentes, porque está sucediendo que niños-as y adolescentes al momento de necesitar escribir en otro contexto de uso como es la escuela y hasta dentro de las propias redes sociales, que los chicos deben enfrentarse (tristemente) con la dura realidad de no saber cómo resolver la dificultad que le exige un texto limpio escribir ortográficamente, adecuado textualmente con coherencia, cohesión y apropiado comunicacionalmente.
De modo que estamos ante un problema pedagógico, que tiene como centro de interés las graves debilidades que hay de parte de los estudiantes y en el caso particular que nos ocupa, de escuela primaria, para abordar la producción de textos escritos escolares tanto en lo textual, como en lo gramatical, en lo ortográfico, junto a lo que todavía sería más alarmante en este contexto que se está describiendo, el gran desconocimiento que demuestran los alumnos acerca de lo que es verdaderamente escribir. Y que va, a nuestro entender, más allá de la realización de un dictado, una copia o alguna otra “estrategia didáctica” llevada a cabo por el maestro al momento de trabajar en el aula la enseñanza de la escritura, y que al ver los resultados en los trabajos de los alumnos, se observa que dicha forma de explicar qué y cómo se escribe, no fomenta el desarrollo de un proceso escritor propio e independiente en el alumno porque no promueve dos procesos fundamentales en todo acto de aprendizaje: la reflexión y la comprensión de lo estudiado para poder hacer luego un ejercicio de apropiación y con ello, afianzar el aprendizaje.
Antes bien, la realidad nos indica que la enseñanza de la escritura en la escuela, se ha convertido en una actividad que solo exige memoria y un saber hacer que se basa en la habilidad de poder copiar y/o desarrollar textos escritos bajo un único tipo de texto, generalmente, el texto narrativo. Siendo esto muy desafortunado, porque con ello se está enseñando que escribir solamente sirve para hacer tareas escolares y no se promueve en el alumno el sentido práctico de entender y comprender que se escribe para comunicar ideas más allá del aula de clases y de la propia escuela.
La realidad antes descrita, lastimosamente se puede observar a nivel de educación inicial, primaria, bachillerato y hasta la propia universidad. Es la realidad que demuestra lo alejada que está la enseñanza de la escritura hoy día en nuestras escuelas, de ese sentido práctico que debe ser el enseñar a escribir.
Al respecto, Negret y Jaramillo (2001, pp. 76-77), afirman que:
[…] el ejercicio repetido y sin sentido de la decodificación y codificación al que somete a los niños: eme con un a suena ma…Fíjese bien aquí, aquí dice KKKK…; el largo aprestamiento para una práctica futura e inalcanzable: seis meses cogiendo una crayola antes de coger el lápiz y después de dos años escribiendo palabras y frases sin sentido. El ejercicio motriz con todas esas terapéuticas, las viejas planas o los espirales entre líneas directrices, todo ello que se ha llamado lecto-escritura y que es el objeto de los métodos, produce hábiles técnicos fóbicos a la escritura, alérgicos a la lectura, seres que no pueden expresar su diferencia, mutilados para siempre en la vía de la expresión escrita.
Es por eso que, llegados a este punto, y luego de lo comentado arriba, cabe preguntarse: ¿Realmente las debilidades que observamos en los trabajos escritos de los estudiantes, y en el caso que nos ocupa de escuela primaria, obedecen exclusivamente a un descuido de parte de los alumnos al momento de elaborar un trabajo escrito o, tal vez, estamos ante una situación que va más allá del propio estudiante y toca los linderos del maestro y su praxis docente cuando enseña a escribir?
En este texto se tratará de presentar la otra cara del problema, la cual tiene que ver directamente con los docentes y su pedagogía para abordar la enseñanza de la escritura. Dado que se ha pretendido circunscribir dicho problema alrededor del alumno y lo que éste, aún desde los mismos inicios de su escolaridad, ha podido apropiarse de lo que significa escribir. Un conocimiento que como es sabido, encierra en sí mismo, características de orden epistémico, afectivo, social. Todo lo anterior ha traído como consecuencia, que se ha dejado de lado lo que al parecer es el verdadero origen de las deficiencias escriturales de los estudiantes, que es en todo caso, el trabajo llevado a cabo por un docente que encierra un proceso de enseñanza de la escritura caracterizado fundamentalmente por un conjunto de actividades, medios, recursos y hasta un discurso pedagógico ajenos a lo que es el verdadero propósito de lo que hoy en día se entiende por enseñar a escribir.
SUSTENTO TEORICO
La Teoría Sociocultural del Desarrollo y del Aprendizaje de Vygotsky
Según la teoría de Vygotsky (1975), existen tres aspectos básicos que facilitan hacer una interpretación sobre la base del contexto social en el que vivió el sujeto; y se resumen en: Procesos psicológicos con origen en los procesos sociales, el lenguaje mediador en los procesos mentales y la creencia total en un método genético y evolutivo. Más, sin embargo, dentro del campo educativo en concreto, resaltan otros tres elementos que forman parte de la columna vertebral de su teoría y entran en juego con los aspectos teóricos, conceptuales y metodológicos contemplados por el propio Vygotsky (1975). Ellos son:
La zona del desarrollo próximo. Vygotsky la considera como la distancia entre el nivel de desarrollo determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema y el nivel de desarrollo potencial determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía de un adulto o en colaboración con otro compañero. Es decir, la ZDP define las funciones que todavía no han madurado, pero están en proceso. En esta Zona de Desarrollo Próximo (ZDP), el docente debe, por un lado, estar pendiente a las limitaciones, características y potencialidades para poder promover un cambio en el niño y su internalización; presentándole actividades e integrándolo a experiencias que estén a su alcance y a un nivel más alto de complejidad. Así mismo, permitir que su efectividad incremente para que su desarrollo mental sea mucho mejor, en otras palabras, lo planteado por Vygotsky, se entendería como un aprendizaje evolutivo que depende del mismo desarrollo del niño o niña, por tanto, la relevancia de su ZDP.
La internalización, de una manera determinante, tajante y perfectamente entendible establece la definición de internalización al considerarla como la reestructuración interna de una operación externa, es decir, que mediante la internalización ocurre una transformación y esta se debe a algunos aspectos metodológicos a la vez que procedimentales, como procesos interpersonales donde implica un proceso intrapersonal. Así mismo, la operación que representa una actividad externa, la cual reconstruye y comienza a ocurrir internamente.
Todos estos procesos son el resultado de prolongar series de sucesos evolutivos concebidos como un proceso único que lleva a cabo la persona en la formación de sus funciones psicológicas, inmerso en una interacción social y bajo la mediación interna a través de la cual va constituyéndose la estructura cognitiva.
La formación de conceptos. Para Vygotsky (1975) la unidad de análisis fundamental es la palabra. La concibe como la mínima unidad de comunicación y del pensamiento generalizado; se encuentra además en el origen de la formación de conceptos y en la medida que la palabra se internaliza, se convierte en un signo mediador del proceso. La palabra contribuye entonces a la formación de conceptos espontáneos y científicos. Los espontáneos se caracterizan porque se adquieren por interacción social, además, es una actividad consciente del sujeto que se orienta hacia los objetos, pero también, el sujeto no es consciente de sus propios conceptos.
Teoría de Adquisición del Conocimiento
Piaget (1976), sostiene que el desarrollo se basa esencialmente en el proceso de adquisición del conocimiento. Por ello, a esta teoría, también, se le conoce como Epistemología Genética, que significa que el desarrollo se da a partir de diversos modos de conocer el mundo exterior. Piaget derivó sus teorías a partir de observaciones extensas y detalladas sobre la conducta espontánea de los niños, así como las respuestas de estos a preguntas y problemas que el investigador les presentaba; entonces los niños trataron de entender su mundo al actuar de forma activa con objetos y personas, y los cambios del desarrollo se consideraron como producto de la actividad del niño: curiosidad, búsqueda, resolución de problemas y una estructura y significados impuestos al medio ambiente.

Según Piaget, los niños utilizan los procesos de la construcción y la invención. Es decir, intentan activamente comprender sus experiencias y entender lo que sucede y al hacerlo construyen e inventan ideas y conductas que nunca han visto. Por ejemplo, el niño típico de 7 años entiende que un conjunto de varillas de diferentes longitudes o un conjunto de tazas de diferentes diámetros pueden ordenarse en series de acuerdo a su longitud o diámetro. El niño típico de 5 años no comprende esto, pero cuando tenga 7 años si lo entenderá, aun cuando no haya visto antes esa disposición o ningún adulto se lo haya dicho.

De esta manera, Piaget (1976) explica que la conducta y el pensamiento de todos los individuos pasa por etapas definidas en las cuales su secuencia no varía ni se omite ninguna de ellas; pero el momento de presentación de cada etapa varia de una a otra haciendo que la demarcación por la edad sea solo una aproximación. Cada etapa se basa en la etapa anterior y a su vez, constituye la base para la etapa posterior, cada una de dichas etapas tiene diversidad de facetas, aunque claramente definidas y definitorias de lo que es capaz de alcanzar como aprendizaje el niño en cada etapa vivida.
Asimismo, Piaget asegura que la representación personal (esquema) del mundo se hace más compleja, absoluta y realista en cada etapa del desarrollo. Afirma que las etapas se diferencian
no solo en cuanto a la cantidad de información adquirida en cada etapa, sino también en relación con la calidad del conocimiento y la compresión de la misma. Piaget hipotetizó, que la naturaleza del organismo humano consiste en adaptarse a su ambiente, lo cual hace de este, un proceso activo y no pasivo.
En síntesis, la idea más importante de este autor aplicable al medio educativo, es que los individuos construyen su propia comprensión, es decir, que el aprendizaje es un proceso constructivo, donde los alumnos deben participar activamente de su proceso de aprendizaje. Para ello, deben ser capaces de incorporar a sus propios esquemas la información que el maestro les presente, para lo cual tienen que interactuar de alguna manera, por eso la vida académica debe darles la oportunidad de experimentar el mundo. Esta experiencia activa, incluso en los primeros niveles escolares, no debe limitarse a la manipulación física de los objetos, sino que también ha de incluir manipulaciones mentales de ideas. Por ende, todos los estudiantes necesitan relacionarse con los maestros y compañeros para poner a prueba su pensamiento, sentirse estimulados, recibir retroalimentación y ver como resuelven otros problemas. A menudo el desequilibrio se pone en marcha de manera muy natural cuando el profesor o un compañero proponen otra forma de pensar en algo. Como regla general, los educandos deben actuar, manipular y observar para después hablar o escribir (al maestro y entre sí) sobre lo que han experimentado.

Teoría de los Esquemas
Para comprender e interpretar la teoría de los esquemas y la relación que guarda con la planificación que hace el docente para enseñar la escritura, se hace necesario partir de lo que significa la comprensión del lenguaje que de acuerdo con Leahey y Harris (2000): No es más que el procesamiento no paralelo de la información lingüística sobre los niveles fonológicos, semánticos, sintáctico y pragmático […], además la comprensión lectora está guiada a la vez por los procesos conceptualmente dirigidos de la formación de hipótesis basadas en nuestras expectativas, nuestro conocimiento previo y las claves contextuales que predicen lo que el hablante o escritor irá a decir. (p.214)
Las expectativas, conocimientos previos y claves del contexto son factores conceptualmente importantes para el abordaje del tema central, es decir, para comprender el material de escritura. Sin embargo, a veces el tema global puede afectar notablemente a casi todos los aspectos de la comprensión. La comprensión de textos depende del conocimiento que se tenga sobre el tema, es decir el docente debe tener presente que algunos estudiantes con problemas de comprensión de la lectura asignada, es porque tienen poco conocimiento previo en la memoria sobre ese tema, y por tanto, tienen poca información previa con la cual integrar el nuevo material a un texto escrito propio, como un resumen, por ejemplo. Cuando se comprende una temática es porque los procesos cognitivos y metacognitivos se han activado por medio de lo que se ha denominado la Teoría de los Esquemas, la cual se remonta a los griegos y más cercano a nuestro tiempo con Kant, quien afirmaba que los conceptos sólo tenían significado en tanto en cuanto podían relacionarse con conocimientos que el individuo ya poseía. Por ello, la teoría de los esquemas es un sistema conceptual para entender la comprensión.
Para tener un mayor acercamiento a lo que significa esta teoría lo primero es saber que es un esquema. De acuerdo con Rumelhart, Hinton y McClelland (1986), un esquema es: “Una estructura de datos para representar conceptos genéricos de la memoria”.(p.) Primero, describen los esquemas diciendo que son como obras con personajes, historias, ambientes, etc.
Segundo los esquemas guían la interpretación y se convierten en la base para las predicciones que se someten a prueba y luego se confirman o rechazan. Tercero los esquemas son como procedimientos, es decir las actividades organizadas y, por último, cuarto, son como un analizador sintáctico, organiza e interpreta los datos.
Atendiendo a lo expresado anteriormente (ob.cit), existen cuatro principios básicos que intervienen en los esquemas o bien la codificación, a saber:
• Selección, que tiene que ver a que solo parte de información buscada o de algún acontecimiento se incorporara a la memoria, esta solo será recordada siempre y cuando exista un contexto especifico donde se recuerde el acontecimiento.
• Abstracción sucede cuando se recuerdan dentro de ese cúmulo de información lo que me interesa, recordando el detalle más sobresaliente
• Interpretación se hace presente cuando una vez codificada la información se pude acceder a ella para aceptar o rechazar el contenido
• Integración Es cuando la información se combina con representaciones relativamente holísticas, se sacan inferencias.
Estos componentes permiten visualizar que todos tenemos nuestros esquemas y que cualquier situación puede desencadenar la activación o la recuperación de los esquemas pertinentes, es decir la información contenida allí. Ahora bien, es importante decir que los esquemas sobre todo el hacer del hombre son actividades o procesos que se denominan guiones, que son lo que de alguna manera dan el patrón de acción para el actuar.
El patrón de acción es decir la forma de actuar y pensar quedan archivados en la memoria a largo plazo y se piensa que en algún momento desaparece pero que bajo cualquier eventualidad surge de nuevo. Esto se debe al carácter social que posee la comunicación y con ello la comprensión pues la vida es un inmenso texto donde se archiva cualquier cantidad de información. El cúmulo de información
que llega por vía sensorial hace que los guiones se mantengan inertes o vayan cambiando de acuerdo a los que se vaya necesitando. Los sociólogos dirían, que se están cambiando las formas de pensar y actuar en la medida que el contexto se transforma. Por ejemplo, con la posmodernidad surgió la globalización y con ello los nativos digitales, pues la idea al simplificar procesos, no es lo mismo enviar una nota de voz por el celular que escribir un mensaje, aunque para simplificar esta nueva generación se ha valido de las jergas como una forma de expresarse más rápido y como una forma de decir esta es la moda.
Esta era tecnológica y de transformación pide a gritos que cada integrante de la sociedad se adapte a ella e innove. Dentro de los integrantes se encuentran los docentes, que pareciera que frente a estos cambios se sienten más cómodos dentro de su ambiente de confort. Es decir, continuar enseñando de la misma manera y más aún, como a ellos les enseñaron, por lo que, en su esquema de acción tan rígido no se permite la incursión de nuevos conocimientos más acordes con la realidad. De manera que, seguirá enseñando a leer desde lo silábico y enseñara a escribir no solo como un sinónimo de la buena caligrafía, sino como la reproducción de actividades, como es el caso de la copia y el dictado.
Es decir, sigue enseñando con la investidura de instructor solo dador de conocimientos, que la mayoría de las veces se convierten en obstáculos para renovar la enseñanza. La resistencia estriba en el no acercamiento a la interacción con el estudiante, pues es sinónimo de debilidad y pérdida de la jerarquía. Ante esta realidad se plantea que debemos reflexionar sobre la práctica educativa para poder aminorar el divorcio que existe entre lo que se piensa y lo que se hace.
En esta puesta en marcha del estudio, se considera pertinente hacer un bosquejo metodológico de los procedimientos que coadyuvan en la consecución
del estudio, por ello, se analizan, desde lo cualitativo, aspectos de tipo social en correspondencia con lo fenomenológico, planteado en el estudio. Mejía (2011), plantea que: “En la investigación cualitativa se analizan los fenómenos sociales dentro de la concepción fenomenológica, es decir, en su medio natural, en el propio mundo en que se presenta, por lo que las teorías emergen de estos datos observados” (p.287). Por su parte, Maldonado (2000), define el método Fenomenológico como:
Un conjunto de descripciones analíticas de escenarios culturales, situaciones, eventos, personas e interacciones personales, recreando lo que sienten y piensan los participantes, ya sea de manera explícita o implícita, a fin de estudiar la vida humana donde ella naturalmente ocurre. (p.13)
De allí que se parte del hecho de interpretar en primer lugar las evidencias empíricas que se generan del proceso de enseñanza de la escritura en primaria. El análisis interpretativo de lo observacional, así como de la información contenida en las entrevistas realizadas a los informantes claves del proceso en estudio permitirán una visión más profunda del fenómeno de estudio.
Asimismo, se apoyarán los análisis reflexivos en un método hermenéutico, ya que se indagará en las diversas percepciones de los informantes claves en el hecho que representa el objeto de estudio. Partiendo de esto, según Beuchot (2000) el método hermenéutico plantea como objetivo indagar en el significado de las acciones, los eventos, las particularidades personales o cualquier evento que incida en el fenómeno, así como cualquier acto u obra, pero conservando su particularidad en el contexto del que forma parte.
De estas ideas se desprende el término crucial de Dilthey (1966) que es el significado. Hidalgo y López (2015), con base en su planteamiento, definen la comprensión como “la interacción recíproca esencial entre el todo y las partes. Del significado de las partes individuales se obtiene una comprensión del sentido del todo que a su vez cambia la indeterminación de las palabras por un modelo fijo y significativo” (p.16).
De manera pues que considerando los significados que emerjan de las subjetividades de las docentes que llevan a cabo este proceso de enseñanza de la escritura, no es suficiente indagar cuál ha sido el proceso de formación que han recibido estas docentes, o describir la forma como ejecutan sus prácticas pedagógicas, sino más bien, se trata de comprender el significado que tiene para cada uno de ellos estas preconcepciones, nociones sobre la enseñanza de la escritura, tanto como los enfoques que emplean para enseñar escritura. De este modo, se podrán establecer los vínculos entre éstos y lo que encierran en sí las intervenciones pedagógicas en esta área desde las tempranas edades de la escolaridad, a fin de generar una aproximación teórica que actualice los procedimientos, medios, recursos orientados a la enseñanza de la escritura en el nivel de educación básica.
La enseñanza a través de la reflexión en la acción, y manifiesta que el diálogo entre el docente y el alumno es condición básica para un aprendizaje práctico reflexivo, además que el maestro trasmite mensajes a sus aprendices tanto en forma verbal como en la forma de ejecutar.
SUSTENTO METÓDICO
En la investigación que encarna este artículo es la revisión documental, que permitió analizar el hecho investigativo a partir de concepciones teóricas previas. Arias (2012) establece que la investigación documental: “Es un proceso basado en la búsqueda, recuperación, análisis, crítica e interpretación de datos secundarios, es decir, los obtenidos y registrados por otros investigadores en fuentes documentales: impresas, audiovisuales o electrónicas” (p.27). Como en toda investigación, el propósito de este diseño es el aporte de nuevos conocimientos a través de fuentes documentales secundarias: trabajos en los que se hace referencia a la obra de un autor.
De igual forma Palella y Martins (2010), exponen que la investigación documental es: “La recopilación de información en diversas fuentes. Indaga sobre un tema en documentos escritos u orales” (p.90). Ahora bien, se está en presencia de una investigación documental cuando la fuente principal de información está conformada por documentos donde el único interés del investigador es analizarlos e interpretarlos en presencia de la hermeneusis como método indagatorio, desde una postura cualitativa en el tratamiento de las opiniones de los datos teóricos expuestos por los teóricos escogidos.
Esta metódica, no es más que la hermenéutica, porque se interpreta los textos logrados en los documentos consultados; que según Martínez (2006), la hermenéutica “Es el arte reconocido en los procesos de investigación cualitativa cuyo basamento se encuentra en el paradigma interpretativo. Destaca su versatilidad de interpretar y comprender la realidad en sus diversas manifestaciones” (p.3). Sin duda este proceso permitió asumir la postura de interpretar a los autores expertos en materia del aprendizaje de la escritura como orden pedagógico y didáctico desde lo funcional y comunicacional.
REFLEXIÒN FINAL
Fundamentado en el propósito generar una aproximación teórica para la actualización de la enseñanza de la escritura: desde la perspectiva funcional-comunicacional de la escritura. Esto significa que el alumno reflexiona acerca de lo que oye o ve en el docente y sobre su propia ejecución, así el alumno intenta construir y verificar los significados de eso que ve y que oye. Esto conlleva a la necesidad que el docente debe concienciar.

Contenido relacionado

Plataforma institucional de notas

Plataforma Educativa

Desprendibles de pago Magangué

Desprendibles de pago Bolívar

Contenidos Educativos Colombia Aprende

Oferta Servicio Nacional de Aprendizaje

Resultados Icfes Saber 11°

Preicfes virtual

Evaluar para Avanzar

SAC Magangué

Ministerio de Educación Nacional

Ministerio de las TIC