REFLEXIONANDO LA PRACTICA

La práctica pedagógica contextualizada en relación a altas expectativas y retos brinda al docente un espacio de interacción que fomenta aprendizajes significativos.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

En la actualidad se vive un ambiente de globalización relacionado al consumo masivo de redes sociales, influenciadores y vlogeros, … y la práctica pedagógica no debe ser un agente pasivo o ajeno a estos fenómenos, los docentes desde su conocimiento didáctico del contenido (CDC) – “una especie de amalgama de contenido y pedagogía, dado que pretende describir como los profesores comprenden la materia y la transforman en algo enseñable” (Shulman,1987. p.8) – debe propender por desarrollar acciones de aula que permitan la interacción de la propuesta curricular con la inmersión de tareas o actividades que se apoyen en los recursos pedagógicos que pueden brindar este tipo de fenómenos sociales y el aporte que se puede dar desde las áreas como fundamento para que los estudiantes logren hacer uso adecuado.

Es así que, desde la mirada de la pedagogía activa los docentes debemos lograr que los estudiantes se conviertan en sujetos activos de su propio aprendizaje; para ello es necesario que la práctica de aula sea generadora de cambios, transformaciones y fomente la búsqueda de conocimiento e interacción social a partir  de la experiencia y el fortalecimiento de proceso de pensamiento, una dualidad que fundamenta el desarrollo de aprendizajes en relación a conexiones que implican hacer uso de procesos de reflexión y metacognición a nivel individual o grupal como medio para aprender a aprender acorde a los objetivos comunes.

Por ello, para “Dewey la experiencia y el pensamiento no constituyen términos opuestos ya que ambos se refuerzan mutuamente” (Ruiz, 2013.p.107).

Atendiendo a esto, se puede decir que la práctica pedagógica debe ser resignificada y pensada como una serie de estrategias articuladoras que permitan darle vida al proceso de enseñanza – aprendizaje a partir de los ambientes híbridos y la transversalización donde juega un papel importante vincular los recursos TIC, el contexto, los medios, las expectativas y las emociones de los estudiantes hacia el desarrollo de un currículo flexible que cuente con la puesta en escena de instrumentos, técnicas y mecanismos que fundamentan la interacción del aprendizaje  con las tareas propuestas y los procesos de pensamiento.

En este sentido, es fundamental que la práctica de aula resignificada este centrada en la mirada crítica y reflexiva del consumo masivo de las “fuentes de comunicación” de los estudiantes, llamadas así puesto que para los niños, niñas y jóvenes (NNJ) son un medio de interacción en el contexto local, nacional e internacional.  Por esta razón, “el docente hoy debe fundamentar en el saber pedagógico su proceso de enseñar. El saber pedagógico es trabajado en forma de reconstructiva, crítica y epistemológico, tomándolo en permanente reelaboración” (Bedoya, 2008. p.92).

Por otro lado, Massé & Juárez (2015) hacen un aporte significativo al afirmar:

… la resignificación emerge de la necesidad de llamar la atención a los docentes para que, en su práctica educativa, en su profesión, logren una actualización efectiva, a través de la resignificación en el nivel teórico y práctico, más allá de los cursos que las instituciones de educación superior les proveen, para hacer su propia práctica, más actualizada y más rica, pero sobre todo más motivante y placentera. (p. 202)

REFLEXIONANDO-LA-PRACTICA_REFERENCIAS

Contenido relacionado

Plataforma institucional de notas

Plataforma Educativa

Desprendibles de pago Magangué

Desprendibles de pago Bolívar

Contenidos Educativos Colombia Aprende

Oferta Servicio Nacional de Aprendizaje

Resultados Icfes Saber 11°

Preicfes virtual

Evaluar para Avanzar

SAC Magangué

Ministerio de Educación Nacional

Ministerio de las TIC