Reconocimiento y Homenaje a la Lic. Magola Arce Quejada

Su dedicación por mejorar la vida de los que fueron sus alumnos ha sido inspiradora, siempre serás recordada como una maestra cariñosa y enérgica, espero que a partir de hoy tengas unas vacaciones largas y prósperas para que descubras la belleza del mundo, de hacer lo que quieras y de llegar tarde cuando quieras. Gracias! “seño Magola”
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

En el mes de febrero se retiró de las aulas de clase una apreciada docente, que nos ha dejado un sinfín de enseñanzas, valores y conocimientos por lo que se ama hacer. Los docentes y administrativos del CALDIPAL quisimos honrarla con un merecido homenaje de reconocimiento a sus más de 44 años de servicio docente en la sede de las Brisas. En un sencillo, pero muy sincero y emotivo acto, con la presencia de muchos de aquellos que fueron sus alumnos, sus vecinos sus compañeros de trabajo y sus muchos compadres y comadres del corregimiento de las Brisas.

El rector del CALDIPAL el Lic. Carlos Martínez Hernández dio inicio al homenaje con una reseña laboral de la Lic. Magola Arce Quejada como también nos habló de su gran amistad y respeto mutuo durante estos más de 20 años de laborar juntos, posteriormente se hizo entrega de una placa conmemorativa. Se destacaron las presentaciones en la tarima de la alumna Mayra Turizo Gamarra del grado 11 con una canción, el docente Jaidid Villalba engalano el evento con 2 hermosas poesías y el momento más emotivo estuvo a cargo de los testimonios y anécdotas de los exalumnos de la “seño Magola”, acto para el que se habían inscritos 3 personas pero que aumento mucho más, ante a la insistencia de varios padres de familias espontáneos que desearon subir a la tarima para expresar su agradecimiento a la abnegada profesora, entre los testimonios que se destacaron están las palabras del primer alumno, el señor Nicolás Hernández Díaz.

La emoción por el agradecimiento expresado empezó a quebrar el corazón de los asistentes, cuando Nicolás con lágrimas en los ojos, recordó a aquel niño que asustado, se asomaba a escondidas por las ventanas del colegio para ver las clases de la “seño Magola” porque sus padres no tenían dinero para la matricula, mucho menos para la pensión que se pagaba en esos años, y como un gesto noble cambio su vida, Cuando la seño Magola lo tomo por la mano, lo invito a ingresar al salón de clases, le presto un lápiz, un cuadernito “concha de coco” y empezó su primer grado de educación, más tarde ella fue a comprarle “el cuadernito, el lápiz, una cajita de lapicitos de color y la cartilla Coquito” con la que aprendió a leer y escribir ese único año de estudio de su vida pero que nunca ha olvidado.

Sin embargo las lágrimas brotaron de todos los asistentes cuando la señora Alba Ríos con voz quebrada y llanto en los ojos, nos habló de aquella joven maestra sencilla, humilde, enérgica pero muy amigable que se metió en el corazón de todos los Briseros, de como aquella joven de cuerpo escultural se amoldo a sus costumbres y rutinas de pueblo, ya sea como promotora de la celebración de la Virgen del Carmen, o como una más de las que iba a la playa para disfrutar de las faenas de pesca y agricultura, o como aquella joven trabajadora, que con su ejemplo les enseño lo importante del respeto y la responsabilidad por lo que hacemos.

Llegaron reconocimientos desde Barranquilla vía telefónica, primero de parte del Lic. Donaldo Rodríguez Peinado y después de Berena Rodríguez Peinado, su primera ahijada y que fueron puestas en altavoz para ser escuchadas por todos los presentes. Conmovedoras palabras de eternos agradecimientos se oyeron desde aquellas voces lejanas.

La última en expresar su agradecimiento fue la Lic. María Hostia Mejía, quien es una de las exalumnas más recordada y querida por la “seño Magola”. María además de expresar su cariño, admiración y respeto por su tutora del pasado, le entrego un retrato de aquella época en que llego “la joven profesora Magola Arce” al pueblo, finalizando su participación recordó entre las risas de los presentes las ramitas, regaños y castigos con las que se corregían a los más traviesos de la clase.

Con tronante aplauso subió a la tarima la seño Magola, sus palabras llenas de recuerdos y agradecimientos fueron siempre interrumpidas por un “te queremos Mago”, “así fue mi profe”, también con risas y lágrimas.

La clausura del evento fue amenizada con las notas musicales del artista Magangueleño “El Colombiano” y un baile de espontaneas madres de familia que subieron a la tarima para acompañar a la “seño Magola” y al compás de vallenatos, merengues, salsas, reguetón y champetas se dio por finalizado el evento.
Magola enseñaste por más de cuarenta años en esta escuela, compartir estos años a tu lado ¡fue un verdadero placer! Tenías vocación de enseñar, eso es seguro. Tú buen humor, tu creatividad y energía te hacen una maestra excepcional. Siempre supiste cómo interesar a tus alumnos, incluso a los más rebeldes.

Sé que nunca olvidarás el sonido de la campana, los nervios de los alumnos, los gritos de alegría en el patio de recreo, la confiscación de canicas y otras cartas, Estamos todos tristes por tu partida, pero al mismo tiempo feliz de saber que disfrutarás de una jubilación tranquila y bien merecida.
¡Sé que volverás a vernos un par de veces para saludar y ver a tus eternos alumnos jugar a la pamplona, al fútbol, la lleva, las canicas! En los patios del colegio.

¡Te deseamos mucha felicidad para el futuro! Esto es solo un adiós amiga.


Por: Jair Juan Carlos Alarcón Acuña.
Lic. Educación Básica

Contenido relacionado

Plataforma institucional de notas

Plataforma Educativa

Desprendibles de pago Magangué

Desprendibles de pago Bolívar

Contenidos Educativos Colombia Aprende

Oferta Servicio Nacional de Aprendizaje

Resultados Icfes Saber 11°

Preicfes virtual

Evaluar para Avanzar

SAC Magangué

Ministerio de Educación Nacional

Ministerio de las TIC