Educador nato

Por: Israel Díaz Rodríguez
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Cuando mi abuelo paterno, Israel Díaz Arrieta como líder local propuso a otros padres de familia, traer desde Cartagena al famoso educador Don Aurelio Fernández, lo logró siendo este el comienzo de todo lo que hoy se puede ver reflejado en el colegio que lleva el nombre de mi padre Calixto Díaz Palencia, institución que fundada hace 29 años, llena con creces lo que fue ese ilustre pedagogo que entregó su vida a la enseñanza.


De él recibimos mi hermano Calixto Díaz Rodríguez y yo, el aprendizaje de las primeras letras; sea este el instante de decirlo con orgullo, cuando nosotros llegamos en el año de 1941 a Cartagena a estudiar bachillerato, lo único que no sabíamos era Algebra, el resto de lo aprendido con mi padre en la escuela primaria de Tacaloa, lo sabíamos hasta el nivel del tercer año de bachillerato.


La vocación de mi padre como pedagogo, tuvo su despertar escuchando a ese gran maestro – Don Aurelio – como él solía recordarle; tal fue la influencia de aquel educador, que mi padre como hijo mayor no siguió la rutina, el rumbo de lo acostumbrado en el pueblo como era el de convertirse en un rico ganadero. Prefirió el camino del educador no obstante, y a sabiendas, a conciencia, que no sería nunca un hombre rico.


Por eso hoy cuando la institución que lleva su nombre ha llegado a los 29 años de fundada, que valoramos cuanta importancia tiene y lo que significa para todo aquel que desea estudiar, pues allí en su pueblo tiene la fuente en la cual puede nutrir su cerebro y lo que es más, se le abren las puertas para iniciar estudios superiores en el ámbito profesional.

El pueblo en general, y nosotros los hijos de Calixto Díaz Palencia nos sentimos orgullosos que nuestro padre hubiera dedicado su vida a enseñar, dedicación que cada día manifestaba con ese entusiasmo que le acompañó mientras tuvo la fuerza para dictar sus clases en el recinto escolar, y ya en su retiro departiendo con amigos y en su hogar, escenarios donde no perdía ocasión para enseñar.


Este colegio que en su memoria fue fundado, cuenta hoy con un cuerpo de profesores que amorosamente le dedican todo su tiempo porque les nace del corazón y, en honor a su trayectoria no desmayan en trabajar con ahínco para sostener el prestigio al que lo han elevado.


Felicitaciones a esos titanes, abnegados ciudadanos que han entregado su vida para que la institución que lleva el nombre, Calixto Díaz Palencia, sea memoria perenne de aquel hombre que no quiso ser un rico hacendado de esos tiempos, sino un enamorado incondicional de las letras castellanas.


Gracias al personal directivo, gracias al profesorado que lucha día a día porque el colegio mantenga en alto su prestigio, y desde luego a los alumnos; tanto a las promociones de hoy, como a las que durante esos 29 años, han salido argullosamente pregonando: “soy un ex alumno del colegio CALIXTO DÍAZ PALENCIA” así, con altivez y sin complejos.


No debo terminar este mensaje mis estimados profesores y alumnos, especialmente a la profesora Gloria Patricia Guerra Serpa, por permitirme este contacto directo con todos ustedes para agradecerles en mi nombre y el de toda mi familia por haber elevado el prestigio del colegio a la cumbre donde hoy se encuentra.

Contacto: juliande80@yahoo.com.mx

Contenido relacionado

Plataforma institucional de notas

Ministerio de Educación Nacional

Preicfes virtual

Desprendibles de pago para docentes

Contenidos Educativos Colombia Aprende

Oferta Servicio Nacional de Aprendizaje